lunes, 2 de enero de 2012

NO al Trabajo Infantil.

El trabajo infantil es una violación a los derechos del niño. En la Argentina, el trabajo de los niños está prohibido por la Ley 26.390

Un niño que trabaja enfrenta exigencias desmedidas para su edad; esto daña fuertemente su salud, afecta su desarrollo emocional y deteriora su educación.


Mitos y creencias sobre el trabajo infantil.

Existen innumerables expresiones que sirven para justificar, aceptar o tolerar el trabajo de los niños. Sin embargo,  todas estas frases expresan ideas o creencias basadas en errores, malas interpretaciones o falta de información en la materia.


“El trabajo infantil templa el carácter y fortalece a la persona”

El trabajo perjudica el desarrollo de la autonomía en los niños. Un niño que trabaja es más proclive a depender de las órdenes y deseos de los otros. Por eso mismo, también tiene más dificultades para vincularse libremente con los demás.


“Los niños son explotados por sus padres”

La mayoría de las veces, los adultos reproducen las pautas con las que ellos mismos fueron criados.


“Está bien que un niño o niña tenga dinero para sus gastos”.

Los adultos son los que deben ocuparse del bienestar y disfrute de los niños y niñas. Porque el costo de tiempo y energía que tiene para un niño lograr esos bienes por sí mismo implica para él menos educación, menos juegos y menos descanso.


“Es mejor que un niño trabaje a que está robando o dragándose”

Lo mejor para que un niño crezca sano es que vaya a la escuela, juegue y sea querido y contenido por su entorno.


“En algunas culturas es natural que los niños trabajen”

Esta creencia es errónea: estos niños no son más fuertes que otros, y el exceso de responsabilidad y de carga en las tareas laborales los perjudica como a cualquier niño. Por el contrario, las condiciones de pobreza y marginalidad que suelen padecer los hacen aún más vulnerables. Si además trabajan, tienen menos posibilidades de salir de esa situación.


“Las tareas doméstica no son trabajo, sino ayuda”

El trabajo infantil doméstico demanda una excesiva responsabilidad y ocupa gran parte del día. Los niños que realizan este trabajo no tienen tiempo para jugar ni para cumplir con sus actividades escolares.



¿Por qué un niño no debe trabajar?

PORQUE las tareas laborales disminuyen su rendimiento escolar o directamente lo obligan a abandonar la escuela.

PORQUE el trabajo eleva los riesgos de padecer lesiones, enfermedades o accidentes. Los niños están en pleno crecimiento físico, mental y emocional, y el exceso o la repetición de tareas mecánicas perjudica su desarrollo.

PORQUE el mundo del trabajo es un mundo adulto, con exigencias físicas y mentales desmedidas para los chicos. Los niños tienen que desarrollar su personalidad mediante los juegos y a través de la relación con sus amigos y familiares.


Trabajo Infantil: es toda actividad económica o estrategia de supervivencia, sea remunerada o no, realizada por niños y niñas menores de 16 años. La prohibición del trabajo infantil se extiende hasta los 18 años cuando se trata de un trabajo peligroso.



Fuente: Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social
             Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil



No hay comentarios:

Publicar un comentario